CUIDADOS DE LA PIEL EN EL RECIEN NACIDO PREMATURO

Mª Dolores del Campo Álvarez D.U.E.

Dolores García Corte D.U.E.

Consuelo González Rodríguez D.U.E.

Teresa López Pérez D.U.E.

Hospital Central de Asturias

Centro Materno-Infantil.

Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales

1.- Objetivos:

El presente trabajo ha sido realizado con la finalidad de elaborar un plan de cuidados de enfermería para poder alcanzar las siguientes metas:

2.- Material y Método:

Para la realización del trabajo se ha hecho un seguimiento y estudio de treinta y cuatro casos de R. N. prematuros durante un periodo correspondiente a un año, desde octubre de 1998 a noviembre de 1999. Observando las lesiones sufridas, duración, motivos y tratamiento aplicado.

En este periodo fueron ingresados 400 R. N. De los cuales 74 fueron R. N. Prematuros y 9 exitus.

3.- Introducción:

La piel es la más extensa y uno de los más importantes órganos de nuestro cuerpo. En los R. N. Prematuros la piel supone aproximadamente un 13% del peso de su cuerpo comparado con el 3% en las personas adultas. Su función principal es de protección. La piel es un órgano compuesto de las siguientes capas: La epidermis que es la capa superficial de la piel y la dermis que está directamente debajo de la anterior y es la más fina de las dos. La unión que existe entre las dos capas, la epidermis externa y la dermis debajo, se llama unión dermo-epidermal. El área de contacto entre ambas capas las mantiene unidas, si esta unión se debilita o es destruida podrían aparecer: ampollas, quemaduras, lesiones por fricción o lesiones por exposición a sustancias irritantes.

En general, la función de la piel del niño es muy similar a la del adulto. Cuando un niño nace prematuro la función de barrera de la piel es limitada. El extracto córneo está subdesarrollado, lo cual aumenta la permeabilidad de la piel y la pérdida de agua por vía dérmica. En la escena clínica, el niño prematuro ha incrementado el riesgo de inestabilidad de la Tª como resultado de la pérdida de calor por evaporación, incrementando sus requerimientos de líquidos y el riesgo de absorción por vía dérmica de sustancias aplicadas a la piel.

Las fibras que conectan la dermis a la epidermis mediante la unión dermo-epidermal, son menos numerosas y están ampliamente repartidas en el R. N. Prematuro. Estos niños, por tanto, son más propensos a sufrir lesiones como ampollas y/o desgarramientos cuando se les cambian las tiritas, los esparadrapos, los apósitos, etc., incrementando la pérdida de agua y absorción de drogas que han sido aportadas con los apósitos.

También se pueden producir daños a consecuencia de una inapropiada técnica de punciones en el talón y la utilización de electrodos de monitorización calientes o irritativos.

La piel intacta actúa como barrera contra la entrada de partículas, bacterias, virus y parásitos; pero también puede ser transmisora de infecciones afectando a otros tejidos del organismo si no está íntegra.

Factores que favorecen el deterioro de la piel:

  1. Factores del desarrollo: Menos de dos semanas de edad del R. N. Prematuro.
  2. Alteración del riego o perfusión de tejidos.
  3. Alteración del estado nutricional.
  4. Alteración de la piel (edemas, hematomas).
  5. Factores externos:

4.- Resultados:

4.1.-Análisis estadístico de los 34 casos estudiados.

Clasificación según las semanas de Gestación:

Edad gestacional

(semanas)

Número de casos

0-23

1

24-25

3

26-29

10

30-33

16

34-37

4

Clasificación según pesos.

Pesos al nacer

(gramos)

Número de casos

0-720

2

721-900

5

901-1200

5

1201-1400

7

1401-1700

9

1701-3200

6

Distribución según diagnósticos al nacimiento:

Tratamientos aplicados:

Diagnósticos

Número de casos

Respiración asistida

24

Catéter epicutaneo

26

Cateterización umbilical

6

Antibioterapia

29

Lesiones de piel sufridas posteriormente al nacimiento:

Zona afectada

Lesiones

Agente

Duración

(días)

Tratamiento

Casos

Pie y talón

Desgarramiento e irritación

Esparadrapo y sensores de sat. O2

4

Crema hidratante

12

Extravasación con necrosis

Venoclisis

8

Heparina sódica en crema y alginato de calcio

1

Mano

Extravasación con necrosis

Venoclisis

15

Heparina sódica en crema y alginato de calcio

1

Tórax

Ampollas e irritación

Electrodos y fricción

1

Crema hidratante

10

Escroto

Irritación y sangrado

Bolsas de orina

4

Crema hidratante y pasta Lassar

2

Oreja

Hematoma y necrosis

Inmovilidad

5

Heparina sódica en crema

3

Cabeza

Necrosis y extravasación

Inmovilidad y venoclisis

10-15

Alginato de calcio

5

2

Nariz y boca

Necrosis y desgarramientos.

Tubo endotraquial y S.N.G.

8

Bantracina-Zinc y crema hidratante

6

Extremidades

Hematomas

Punciones y

al nacimiento

5

8

Heparina sódica en crema

8

1

Generalizados

Edemas

-

1-4

 

12

Irritaciones y rugosidades

Infección por hongos

5

Nitrato de Miconazol en crema

2

 

 

4.2.- Plan de Cuidados de enfermería:

1.- Valoración de la piel: Integridad, color, perfusión, textura, temperatura, edemas, etc.; Consignar en cada turno siempre que sea preciso.

2.- Minimizar el uso de adhesivos.

3.- Durante las primeras 48 hrs. cambiar puntos de contacto de los sensores de saturación de 02 dos veces en cada turno.

4.- Cambiar electrodos de lugar cada 24 hrs

5.- Eliminar adhesivos con vaselina o con ayuda de cloruro del Benzalconio.

6.- Utilizar vendajes de algodón o gasa para la detención de hemorragias y puntos de punción como base de esparadrapo.

7.- Utilizar apósitos transparentes para escoriaciones y lesiones si el área dañada está libre de infección.

8.- Usar el mínimo de calor y tiempo cuando se utilice el transcutáneo.

9.- Hidratación diaria de la piel, y con mayor frecuencia si precisase.

10.- Cambio de punto de contacto del sensor de temperatura corporal cada 24 hrs.

11.- Realizar cambios posturales con frecuencia, especialmente en recién nacidos con edemas y mal oxigenados.

12.- Evitar puntos de presión y fricción.

13,. Vigilancia de puntos de punción.

14.- Utilizar protectores especiales encima de sabana y colchones de agua siempre que sea preciso.

15.- Utilizar apósito de alginato de calcio en lesiones (necrosis y extravasaciones) y cremas (Heparina sódica en crema o Sal sódica de éster poliholósido sulfúrico) sobre hematomas.

16.- Cambios frecuentes de fijación de sonda nasogástrica.

17.- Utilización de mantas térmicas cuando sea preciso.

Un pH ácido de la piel (4), se piensa que es un buen bactericida y sirve para proteger de la infección. Bañar a los R. N. con jabones alcalinos puede causar un cambio en el pH de la piel, lo que incrementa el número total de bacterias y cambia las especies presentes en la piel. Incluso en el gran prematuro de bajo peso la integridad de la piel mejora a los 10 ó 14 días, dando lugar a una mejora de las propiedades de barrera de la piel.

Se necesita un cuidado eficiente para proteger la integridad de la piel de los R. N. incluyendo la prevención de lesiones físicas y químicas, quemaduras por temperatura y la minimización del riesgo de infección, pérdida mínima de agua y absorción de agentes tópicos.

5.- Conclusiones:

1.- Eludiendo todo tipo de adhesivos (esparadrapo, tiritas, etc.) evitamos lesiones, y escoriaciones.

2.- Minimizar el daño de lesiones producidas por sensores de Sat. 02 cambiándolos de punto de contacto con frecuencia los primeros días.

3.- Hidratación diaria de la piel.

4.- Protectores en incubadora (sábanas especiales, colchones de agua, etc.).

5.- Extremar cambios posturales y movilización de zonas de apoyo, especialmente en R. N. con problemas de mala perfusión y deficiente oxigenación.

6.- Mayor vigilancia de zonas de punción.

7.- Mejora importante de las lesiones necróticas y quemaduras cuando son tratadas con apósitos de alginato de calcio.

6.- Bibliografía:

Salyer J: Respiratory Monitoring in the neonatal intensive care unit. In Kacmarek RM, Hess D, Stoller JK (eds): Monitoring in Respiratory Care. St. Louis, C.V. Mosby, 1993.

Cabal LA: Primer in neonatal intensive care monitoring. In Cabal LA. Zanini B (eds): Neonatal HeartRate. Easton. PA. W. Mack Publishing. 1977.

Estrada E. Brennan-Beh M: Neonatal nutrition. In Beachy P. Deacon (eds): Core Curriculum for Neonatal Intensive Care Nursing. Philadelphia. W.B. Saunders Co. 1992.

Twonsend SF, Jhonson CB, Hay WW: Enteral nutrition. In Merenstein GB. Gardner SL (eds): Handbook of Neonatal Intensive Care. St. Louis, Mosby Year Book, 1993, ppp 184-206

Oakes DF: Neonatal/Pediatric Respiratory Care. A Critical Care Pocket Guide. Old Town ME, Health Educator Publications, Inc., 1990

Gregory G, Thibeault DW: Neonatal Pulmonary Care. Norwalk, CT, Appleton-Century-Crofts, 1989

Goeztman BW: Neonatal Intensive Care Handbook. 2nd ed. St Louis, Mosby-Year Book, 1991

Vandenberg K: Revising the traditional model: an individualized approach to developmental interventions in the intensive care nursery. Neonatal Network 3:32, 1985